29 de noviembre de 2011

El Corte Inglés, el patrón español

Os dejo en esta entrada con el artículo integro publicado en el diario Le Monde el sábado 19 de noviembre, víspera de las elecciones generales, en el que, formando parte de una edición especial sobre nuestro país, dedicaba un amplio espacio a la compañía española más representativa del mundo empresarial español: El Corte Inglés.
La traduccion del articulo ha sido realizada por la Secretaría Federal Sectorial de Comercio de CHTJ-UGT.

El Corte Inglés, el patrón español
Madrid, 20 de Noviembre de 2011

En la noche madrileña, no lejos de la Puerta del Sol, obreros se afanan en fijar elegantes focos blancos para iluminar la fachada del gran almacén El Corte Inglés de la calle Preciados. El gigante español de la distribución se prepara para el que es el periodo mas intenso y mas fructuoso del año, la Navidad y el año Nuevo, dos semanas que representan cerca del 20% de
sus ventas anuales.
El concepto es simple, a penas sin competencia: todo se vende bajo el mismo techo. Necesita un paraguas, una cocina nueva, un ordenador o un seguro a todo riesgo, quizá le apetece unas vacaciones en el extranjero, un masaje, una joya, o simplemente hacer las compras de la semana,
todos los españoles saben donde se encuentra El Corte Inglés más cercano. En sus cafeterías situadas en la ultima planta, la vista es en ocasiones tan excepcional que se recomienda en muchas guías turísticas.
La firma, sin equivalente en Francia, simboliza el éxito de un grupo familiar, no cotizante en Bolsa, que celebrara en 2012 su 75 aniversario. Milagros Novo Feito, propietaria del restaurante Lhardy, el mas chic y el mas antiguo de la capital, abierto en 1839, resume el concepto a su
manera: España la componen diecisiete comunidades autónomas federadas por El Corte Inglés. Una especie de cemento nacional. Con 79 centros comerciales en todas las ciudades españolas y dos en Portugal, la empresa toma cada día el pulso de la sociedad. Imposible escapar a su logo, el pequeño triángulo verde.
Sin embargo, El Corte Inglés es una compañía discreta hasta la opacidad: ninguna critica en la prensa, sobre este potente anunciador. Miércoles, 16 de noviembre, como es habitual, el grupo empresarial publicaba una pagina entera de publicidad en colores en los diarios El País, El Mundo, El ABC, La Razón...El presidente del grupo, Isidoro Alvarez, 76 años, jamás ha dado una
entrevista. Cuando el periodista Javier Cuartas escribió una monografía, en 1991, titulada "La Biografía de El Corte Inglés", los 20.000 ejemplares de la primera edición jamás llegaron a las librerías...
En la sede de la compañía, Diego Copado, director de relaciones externas, admite que sus dirigentes "prefieren mantenerse discretos". Subraya que a pesar de ello las cuentas de la compañía se publican anualmente "como las empresas que cotizan en Bolsa". ¿Entrar en la Bolsa? "Eso no es una finalidad en si, sino un medio. Y El Corte Inglés no necesita medios
financieros".
La historia comienza en 1890 en Madrid, con una pequeña tienda de confección, de ahí su nombre, El Corte Inglés, intentando evocar el estilo chic Inglés. Es comprado por Ramon Areces Rodriguez, un joven que había descubierto en América las reglas del comercio y de los grandes
centros comerciales. Adquisiciones y aperturas se van sucediendo.
Y así la cadena se va desarrollando al ritmo de una historia más o menos gloriosa. Cuando la España franquista enviaba trabajadores a Alemania, para paliar la falta de mano de obra del Reich, en 1941, El Corte Inglés vende millones de el llamado "lote del emigrante", cuenta detalladamente el escritor Juan Eslava Galán en su libro "Los años del miedo". Un ajuar obligatorio compuesto por tres camisas, varios pañuelos, un pantalón, un par de botas, un gorro, un par de calzoncillos...
La empresa familiar ha atravesado la segunda guerra mundial, el franquismo, la transición democrática de mitad de los años setenta, acompañando el nacimiento de la clase media y su nuevo apetito consumista. Ha vivido el crecimiento espectacular de España, el famoso "milagro"
de principios de siglo XXI, alimentado por fondos europeos y llevado por la burbuja inmobiliaria.
A pesar de los sobresaltos económicos de los últimos años y la explosión del paro, el grupo goza de una salud insolente, a penas tocada. En 2010, El Corte Inglés ha abierto dos nuevos centros en Cataluña y en Andalucía, e invierte sin cesar. Los beneficios de los grandes almacenes alcanzaron los 392,4 millones de euros en 2010. En 1979 funda la cadena Hipercor y, en los años siguientes, los supermercados de cercanía Supercor, las tiendas de moda de la marca Sfera, Optica 2000, Bricor para el bricolaje, cerca de 600 agencias de viaje, de las cuales 75 se encuentran ubicadas en el extranjero.
Acumula superlativos: primer grupo de la gran distribución en Europa, líder del comercio en España, ocupa los primeros puestos del ranking del país en Buendía de empleados con 102.700 asalariados, de los cuales el 91% disfrutan de un contrato de duración indeterminada. Un récord.
Para afrontar la crisis, la empresa ha apostado por el desarrollo de determinados servicios para la clientela y, paradójicamente, por el lujo. En el interior del renovado centro de La Castellana, las "calles de lujo" están embaldosadas de mármol blanco y negro, e iluminadas por logos en letras doradas, Hermes, Vuitton, Prada, Gucci...Solo faltaba Rolex, que desembarco a finales de octubre. Cerca de 11 millones de españoles son titulares de la tarjeta del gran almacén, que les otorga facilidades de pago. "El Corte envía SMS a sus clientes por su cumpleaños, por año nuevo", se extasía Roberto, 37 años, taxista que cubre la parada de una de las entradas del gigantesco centro de Sanchinarro, en el noreste de Madrid.
Los clientes se apresuran en comprar la cesta de Navidad que todo español regala a sus próximos días previos a la Navidad. Los precios varían desde una treintena de euros por dos o tres botellas de vino, jamón, espárragos, dulces, cafe, hasta cerca de 1.300 euros. De todo, para todos
los bolsillos.
"Cuidan del cliente de manera obsesiva, señala Javier Millan Astray, director general de la Asociación nacional de grandes empresas de la distribución. Su marca distintiva, es sobretodo la confianza que inspiran". Si no esta satisfecho con su compra, El Corte Inglés se lo cambia o
le devuelve el dinero. Milagros Novo Feito, dice divertida: " Cuantas mujeres de la alta sociedad me han contado haber comprado un vestido de fiesta, haberselo puesto, y devolverlo al día siguiente!". Dos "indignados" de la Puerta del Sol, Héctor, 24 años, cabellos largos sobre una casaca tipo Che Guevara, y Mikel, 25 años, confiesan ir, ellos también, a El Corte Inglés: "Es mas caro que otros lugares, pero la diferencia de dinero se ve en la calidad", dicen.
El cliente es el rey. En la saga "Au bonheur des dames", Emilio Zola escribía en 1883: "la dirección se mostraba despiadada ante la mínima queja de los clientes: No se admitía ninguna excusa, el empleado jamás tiene razón." Un siglo después, El Corte Inglés una variante de la expresión en su reglamento interno: "El cliente siempre tiene razón". Si bien la regla escrita ha desaparecido, ese mandamiento continúa vigente. Cada vendedor lo aprende desde su primer día de trabajo.

Diego Copado asegura que el dialogo social es una marca distintiva de la empresa. La afirmación enerva a las dos confederaciones españolas. La Union General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO), casi prohibida su presencia, según ellas. De hecho dos sindicatos de la misma empresa FASGA (Federación de asociaciones sindicales) y FETICO (Federación de
trabajadores independientes de comercio) son ultra mayoritarios. Los "amarillos", como los llaman UGT y CCOO. La empresa ha sido repetidamente condenada por discriminación sindical en Navarra, País Vasco o Cataluña.

"El sistema esta claramente pervertido, explica Cristina Estévez Navarro, de UGT. Se obliga a afiliarse a FASGA, que es el sindicato creado para los cuadros y mandos por la empresa, si lo que se pretende es conseguir un contrato indefinido". Ningún avance es posible sin pasar por
esos sindicatos de la empresa, añade. Claudio García y Pilar Armesto, de CCOO, detallan el sistema. Al salario mínimo ronda los 870 euros, se añaden las comisiones que cada vendedor sobre sus ventas. "Si el vendedor esta en un buen departamento, como fotografía, boutique de caballeros, puede llegar a ganar varios cientos de euros extras. Pero también se puede ser destinado a un departamento mucho menos lucrativo, es lo que nosotros denominamos los puestos de castigo".

La dirección lo niega, y hacer valer el confort social de la empresa."En estos tiempos de crisis, ser asalariado aquí, es como estar en la función publica", alega una vendedora del departamento de zapatería que prefiere mantener su anonimato. Un jefe de departamento de moda masculina,
afiliado a FASGA, define el clima social como perfecto." Jamás se ha producido una huelga, esa es la prueba de que toda va bien, no?". Esta ausencia de conflicto, tanto UGT como CCOO, la atribuyen al miedo y al clima de vigilancia que reina.
Bajo la sospecha de paternalismo y de una buena dosis de corporativismo, Isidoro Alvarez, presidente del grupo desde 1989, continúa con su desarrollo. "Su fuerza puede ser también su debilidad, analiza Marteen de Groot, secretario general de la Asociación Internacional de grandes
almacenes. El Corte Inglés es el paso obligatorio para todas las marcas que quieren implantaras. Pero la falta de competencia puede conducirlo también a bajar la guardia. Y España se le ha quedado pequeña".
El futuro del país, en víspera de las elecciones, en plena crisis económica, no inquieta a la compañía. “Saldremos reforzados de la crisis, como siempre, El Corte Inglés se adaptara", quiere creer Diego Copado. En fin, a la salud de España...
votar
Envia esta entrada a:
Menea esta noticia Enviar a Fresqui.com

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Hipermercados blog no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de Hipermercados Blog. No obstante, Hipermercados Blog no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.